La estrategia de confinamiento en la capital tamaulipeca ha fallado porque a las familias se les ha dejado solas, se les obligó a no trabajar y los gobiernos las olvidaron.

Esto fue lo que expreso el activista Alejandro Ruiz Nava, quien no coincide con la medida del cierre de negocios no esenciales decretada por la Secretaria de Salud, Gloria Molina.

Denunció que a los comerciantes que viven al día aún no les llega el apoyo de la primera cuarentena, cuando duraron 70 días sin trabajar y ya los quieren mandar a la casa otra vez.

“Si no es a través de su negocio van a salir de cualquier otra forma a implementar cualquier otra cosa de vendimia, hay gente que anda vendiendo tamales, hay gente que anda vendiendo, ofreciendo cosas a domicilio, porque tiene que sacar el recurso para comer”.

Luego enfatizó el reclamo a la autoridad sanitaria:

“Esta estrategia está fallando, necesitamos cambiarla y la estrategia no es encerrarnos en nuestra casa, es que los diferentes hospitales cuenten con los debidos servicios y que sí no es así, se busque rentar edificios en Ciudad Victoria para enfrentar esta pandemia si se eleva el caso de mucha gente que esté enferma”.

Alejandro Reyes, otro activista social de la capital tamaulipeca coincidió al señalar el abandono del Gobierno Municipal, que debería ser la primera instancia de apoyo para los victorenses.

Sostuvo que hoy solo se habla de la crisis sanitaria y económica, pero que no muchos hablan de la crisis alimentaria que se vive en las colonias de Victoria, en donde no han recibido un solo apoyo de la administración Municipal.

La Asociación Civil que preside, dijo que atiende por si sola a 120 abuelitos, 600 jefas de familia, 30 personas con discapacidad y 30 madres solteras, a quienes en dos ocasiones se les ha brindado apoyos alimentarios.