Por necesidad, alrededor del 3% de los comerciantes informales que operan en las calles del centro de esta ciudad desatendieron las indicaciones de Coepris y este jueves, nuevamente se volvieron a instalar de manera habitual.

“Nos pusimos a la brava porque tenemos necesidad, la situación está muy difícil y tenemos familias que mantener y si no trabajamos no comemos”, indico Oscar mientras acomodando su mercancía en uno de los puestos de 7 Hidalgo y Juárez.

Otros comerciantes como Ricardo, mencionaron que no hay las condiciones para permanecer en casa “todo esto es frustrante y preocupante, si no van a dar nada (apoyos), de perdido nos deben dejar trabajar para sacar para comer algo”.

Parte de la renuencia que muestran los oferentes para dejar sus actividades, obedece a que desde hace dos meses han solicitado apoyos al gobierno estatal y municipal, pero hasta este momento lo único que han obtenido un par de despensas “nos han dado como 2 despensas de 100 pesos cada una en lo que va de toda la contingencia, con eso no podemos vivir”.

Cabe Recordar que para evitar la exposición al covid-19, el pasado miércoles Corpris y personal del municipio solicitaron a los comerciantes que se retiraran a sus domicilios hasta nuevo aviso.