A consecuencia del ritmo acelerado de vida que tiene hoy la población, la carga de los problemas económicos y otros factores, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) ha detectado un incremento en los casos de depresión y ansiedad entre la población tamaulipeca.

“Si hemos tenido incremento la demanda de atención psicológica o psiquiátrica; los principales problemas que estamos viendo son ansiedad y depresión”, expresó el subdirector médico del ISSSTE, Tofic Salum Fares y quien agrego que esta tendencia ha estado presente durante los últimos cinco años.

Destacó que anteriormente este tipo de patologías eran frecuentes entre los adultos mayores pero reitero, qué a consecuencia de los cambios en los estilos de vida, hoy en día dichos padecimientos se están empezando a ver en personas jóvenes “la ansiedad y la depresión se está presentando desde los 20 años y principalmente en mujeres”.

Ante este tipo de casos y las repercusiones que estas enfermedades pueden ocasionar a la salud, Salum Fares señala que es necesario que las personas busquen ayuda profesional “cuando un paciente cae francamente en un estado de ansiedad generalizado con un problema de depresión, hay que empezar tratamiento aunque sea temporal para que la persona salga adelante”, asegurando los resultados son positivos en casi todos los casos.