La embajada de Estados Unidos en Turquía anunció la suspensión temporal de la emisión de visados, con el objetivo de minimizar el número de visitantes a sus oficinas en dicho país por motivos de seguridad.

“Los sucesos recientes han forzado al Gobierno de Estados Unidos a revaluar el compromiso del Gobierno de Turquía con la seguridad de las legaciones estadounidenses y su personal”, señaló la embajada en un comunicado difundido en Twitter.

“Para minimizar el número de visitantes a nuestra embajada y consulados mientras dure esta evaluación, hemos suspendido con efecto inmediato todos los servicios de visados, salvo los de inmigración, en todas las instalaciones diplomáticas estadounidenses en Turquía”, concluye el documento.

Aunque la oficina no especifica lo que califica como “sucesos recientes”, se presume la referencia a la reciente detención de un ciudadano turco, empleado de la embajada estadounidense en Ankara.

Al detenido se le acusa de mantener vínculos con antiguos responsables de la Policía turca, relacionados supuestamente con la cofradía del clérigo islamista Fethullah Gülen, al que Ankara responsabiliza del fallido golpe de Estado de 2016.

El jueves pasado, la embajada de Estados Unidos emitió un comunicado en el que se declaró profundamente afectada por la detención de su empleado.

Además, criticó las filtraciones de fuentes gubernamentales turcas con el aparente objetivo de juzgar al empleado en los medios de comunicación, en lugar de hacerlo en los tribunales.