El Gobierno del Reino Unido anunció este jueves el veto a los vuelos procedentes de Portugal y de catorce países de Sudamérica para tratar de evitar la propagación de una nueva variante del coronavirus detectada en Brasil.

El ministro británico de Transporte, Grant Shapps, informó de que estarán suspendidas las llegadas a partir de esta madrugada desde Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, así comode los de Portugal y Cabo Verde por sus estrechos vínculos con Brasil.

Shapps indicó que el Ejecutivo británico ha tomado la “decisión urgente” de vetar esos viajes a raíz de las “pruebas sobre una nueva variante en Brasil”, de la que se desconoce si es más infecciosa o bien si tiene resistencia a las actuales vacunas.

Las restricciones, que entrarán en vigor a las 04.00 horas GMT de este viernes, no se aplicarán a personas con nacionalidad británica o irlandesa, ni a ciudadanos de otros países con “derechos de residencia” en el Reino Unido, detalló el ministro.

También estarán exentos los transportistas que lleguen a las islas británicas procedentes de Portugal para facilitar la llegada de “bienes esenciales”.

El pasado 24 de diciembre, Londres ya estableció un veto a las llegadas desde Sudáfrica, tras la detección de otra variante del virus SARS-CoV-2 en ese país.

El primer ministro británico, Boris Johnson, expresó ayer su “preocupación” por las mutaciones detectadas en Brasil y su gabinete de Gobierno se reunión este mediodía para abordar las nuevas restricciones de viaje.

En el Reino Unido se han disparado los contagios en las últimas semanas debido a una cepa del virus aparentemente más contagiosa.

El miércoles se comunicaron 1,564 muertos por la covid, mientras que el número de pacientes hospitalizados con coronavirus en el país asciende a 36,489, por encima del pico máximo de 21,684 que se registró el pasado 12 de abril, durante la primera ola de la pandemia.