El presidente chino, Xi Jinping, prometió el lunes respetar la autonomía de Hong Kong y mantener el principio aplicado a la excolonia británica de “un país, dos sistemas”, tras meses de manifestaciones prodemocracia en ese territorio.

En una recepción en Pekín en víspera de las celebraciones del 70 aniversario de la creación de China comunista, Xi dijo que su país “seguirá aplicando íntegra y fielmente el principio de ‘un país, dos sistemas’” así como “un alto grado de autonomía” en Hong Kong.

Esta región del sur de China, vive desde junio su crisis política más grave desde su retrocesión a Pekín en 1997.

En los últimos cuatro meses Hong Kong es escenario de manifestaciones casi diarias para exigir reformas democráticas y denunciar la creciente injerencia de Pekín.

Bajo el principio “un país, dos sistemas” -vigente hasta 2047- Hong Kong goza en teoría de ciertas libertades de las que no disfrutan los ciudadanos del resto de China, como la libertad de expresión, el acceso sin restricciones a internet y la independencia judicial.

Durante su discurso, Xi hizo un llamamiento a la unidad y al reforzamiento del “estrecho vínculo” del pueblo chino en torno al Partido Comunista (PCCh) para poder crear una “fuerza sin parangón” que pueda superar los desafíos del país.

Respecto a Taiwán, el mandatario chino aseguró que la “completa reunificación de la patria es una tendencia imparable” y recalcó que “ninguna persona, ni ninguna fuerza podrá nunca detener” ese proceso.

Unidad es hierro y acero, unidad es una fuente de fuerza”, proclamó Xi.

Destacó que la unidad es la que ha permitido a la nación china “moverse hacia adelante, superando todos los riesgos y desafíos, de una victoria en otra”.

Xi instó a “levantar alto el estandarte la unidad” y “marchar juntos en torno al Comité Central” del partido, al tiempo que llamó a “cimentar la gran unidad” de todos los grupos étnicos del país y la de “todos los chinos”.

Debemos mantener el estrecho vínculo entre el Partido Comunista de China y el pueblo, además de promover el patriotismo”, reiteró.

De esta manera crearemos una fuerza sin parangón que conducirá el barco de la renovación de nuestra nación a su destino a través de las olas”, añadió.

Xi hizo un repaso a los grandes cambios experimentados por China desde la fundación de la República Popular hace 70 años, a los que calificó de “tremendas transformaciones” que han “marcado una época”.

El pueblo chino ha conseguido logros en su desarrollo que son la maravilla del mundo”, afirmó.

Aseveró que la “pobreza absoluta, que marcó al país durante milenios, pronto será una cosa del pasado”.

Asimismo, señaló que continuarán llevando “alta la bandera de la paz, el desarrollo, la cooperación y el beneficio mutuo” y que seguirán “comprometidos con la apertura”.

Las palabras de Xi se producen a pocas horas de que la República Popular China celebre por todo lo alto mañana, martes, el 70 aniversario de su fundación con el mayor desfile militar de su historia, seguido de otro civil en el que participarán más de 100 mil personas.