A través de Twitter el mandatario envió mensaje a la oposición después de que terminó la investigación especial del fiscal Robert Mueller sobre la presunta colusión del Gobierno de Rusia con Donald Trump para que ganara la presidencia de Estados Unidos.

“Solo crímenes graves y menores pueden llevar al ‘impeachment’. No hubo ningún delito (no colusión, no obstrucción) de mi parte, así que no me pueden someter al ‘impeachment’”, declaró.

“¡Fueron los demócratas los que cometieron crímenes, no tu presidente republicano! ¡La situación finalmente se revierte [la frase que usó Trump en inglés puede usarse como “darle la vuelta a la tortilla”] en esta ‘cacería de brujas’!”, arremetió el mandatario al referir a la investigación de la supuesta injerencia rusa.

El Partido Demócrata ha impulsado desde el inicio de la presidencia de Trump un impeachment contra él.

Ahora los senadores recibieron la investigación de la presunta trama rusa deberán resolver si inician o no la discusión sobre destituir al presidente.

Juicio político: “Impeachment”.

Para que ocurra una revocación en Estados Unidos requieren de dos terceras partes de la Cámara de Representantes que inicie el impeachment y dos terceras partes en el Senado que apruebe el veredicto contra el presidente.

Trump cuenta con mayoría republicana en el Senado y aunque no la tiene en la Cámara de Representantes, los demócratas no cuentan ahí con suficientes votos para prosperar y necesitarían el apoyo republicano.

A tres presidentes en la historia los han sometido a impeachments y en ningún caso terminó el proceso con destitución: A Bill Clinton lo exoneraron en 1999, al igual que a Andrew Johnson en 1968. Richard Nixon dimitió a mitad del proteco en 1974 al conocer la aprobación del inicio del juicio político.