Un hombre de 54 años ha sido hallado bajo la nieve en el municipio de Zarzalejo, según confirman fuentes de la Delegación de Gobierno de Madrid. El hombre ha sido encontrado en la calle. Las mismas fuentes apuntan a que el cuerpo no tenía ningún golpe. Es el primer fallecido por el temporal en la Comunidad de Madrid.

Madrid amaneció este sábado en una situación crítica por el temporal Filomena. Con muchos ciudadanos abandonados a su suerte. El caos era absoluto. Una ciudad, una comunidad autonoma, inmovilizadas. Totalmente paralizadas. María, en San Blas, de parto en su domicilio sin poder recibir asistencia: las ambulancias no llegan a ningún sitio porque no se pueden mover, aunque una buena parte de ellas cuenten con cadenas, pero la gruesa capa de nieve impide su desplazamiento. La mujer ha recurrido a los bomberos, que están solicitando voluntarios entre ellos mismos, de cualquier turno, el “que por la ubicación de su domicilio y circunstancias personales, pueda desplazarse a su parque en transporte público seguro”, dice la nota interna. Pero hay algo más: “No hay cadenas y los neumáticos que piensan que valen para nieve, no valen”, dice un bombero. Resultado, un coche de bomberos auxiliado por viandantes para poder moverse; otro vehículo, atascado frente a la Puerta de Toledo. “Estamos yendo a las intervenciones con las furgonetas”.

No hay vehículos por la ciudad. No hay desplazamiento viario. Solo bajo la superficie funciona el metro, y no todas las líneas. Pero algunas situaciones son chocantes. De la estación de La Latina sale un ciudadano con sus esquíes, los monta y se desplaza por la calle esquiando. Caminar por la calle es incómodo, con casi metro de nieve bajo los pies, pero, además, es peligroso: algunas vías están repletas de ramas caídas. “Caminaba por la calle”, recuerda Laura, “y escuché un crujido a mis espaldas”. Una rama se desplomó en la acera. Hay dos millones de árboles en la capital que, en un día como este sábado, se han convertido en una amenaza. Una madre le pregunta a su hija “¿Pero, esto cómo ha podido suceder?”. “Es el cambio climático, mamá”.

El colapso en los hospitales es absoluto. El viernes por la noche, en el hospital de La Paz habilitaron el gimnasio para que decenas de sanitarios pudieran dormir esa noche, aquellos que no podían llegar a casa. Pero el problema, el sábado por la mañana, es que quienes pudieron regresar a sus domicilios no pueden acudir al hospital. O no pueden llegar buena parte de los del turno del día. Hay plantas y departamentos totalmente desasistidos. Las llamadas a voluntarios de cualquier turno, para reclutar enfermeros o médicos, son constantes. A media mañana, resultaba imposible conocer cuál era el estado operativo de los hospitales de Madrid.

Un trayecto que habitualmente dura 20 minutos se ha convertido en dos horas de transbordos y caminatas en medio de un temporal de nieve. Myriam V. Aragonés salió de casa esta mañana a las ocho, en el centro de Madrid, y llegó al hospital de Getafe dos horas después. Los compañeros con los que hoy compartirá guardia han logrado llegar casi todos. “Interna, geriatría… Todas las especialidades médicas han conseguido llegar en su mayoría. Aunque algunos de Medicina Intensiva están teniendo problemas para llegar, porque depende de dónde vivas”, dice esta geriatra. La sanitaria que debía hacer la guardia hoy con ella “no ha podido ni sacar el coche, no tiene metro cerca, así que no puede llegar hasta aquí”.

A pocos kilómetros de allí, en Fuenlabrada, los dos médicos que iban a ir hoy para hacer refuerzo en las plantas con pacientes covid tampoco han podido llegar. “Se quedan voluntariamente los salientes de guardia, que harán en total unas 32 horas de trabajo”, cuenta José Ángel Satué, internista en ese centro: “Y mañana los dos de guardia viven lejos del metro, están buscando voluntarios con metro cerca para sustituirles. Y otra cosa es cuándo llegarán los salientes de turno de esta mañana a su casa”. Sucede lo mismo en todos los hospitales de Madrid. “Expedición ártica, lo llaman”, escribía hace unas horas Fede Gordo en Twitter, el jefe de la UCI del hospital del Henares, sobre las dificultades que los especialistas están teniendo para llegar hasta el centro. En la capital, la calle de Isaac Peral se convertía esta mañana en una pista de esquí para algunos de los profesionales que tenían que llegar a su turno en el Hospital Clínico San Carlos.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha pedido a la ministra de Defensa, Margarita Robles, que envíe el Ejército a colaborar en la capital en las tareas de despejar de nieve las calles y vías de comunicación, algo a lo que la ministra se ha mostrado dispuesta. “La situación en Madrid es muy grave. Es una ciudad prácticamente bloqueada desde el punto de vista de la movilidad”, señaló el alcalde en Onda Madrid. Las labores, estimaba el regidor, tardarán varios días pues las previsiones han desbordado una ciudad que se encuentra bajo medio metro de nieve frente a los 20 centímetros anunciados. “No puedo dar en estos momentos un horizonte temporal exacto porque va a seguir nevando”.

Y donde nadie quiere mirar, en la Cañada Real, el riesgo ya es absoluto. Se acaba la leña, el diésel y el gas butano, utilizados para caldear los hogares por medio de chimeneas, generadores eléctricos o estufas catalíticas. Lobuna El Azmani, de la asociación de mujeres Tabadol, cuenta que solo le quedan cinco litros de gasolina: “Si esto sigue así, van a encontrarse a la gente muerta por congelación en sus casas”.

Las efectos de Filomena en Madrid

Emergencias

De 8 de la mañana de ayer viernes a 12 de la mañana de este sábado, Samur-PC y Bomberos del Ayuntamiento de Madrid han realizado más de 600 intervenciones y gestionan en este momento otras 130. Durante la noche han repartido comida en varios puntos donde había personas inmovilizadas en sus vehículos. De madrugada, pasadas las tres, el Corte Inglés ha abierto sus instalaciones para que Bomberos y Samur cargaran varios vehículos con agua, barritas energéticas, zumos, galletas y otros productos básicos que se han repartido en varias carreteras de Madrid. Alrededor de 300 vehículos siguen atrapados a primera hora de la tarde del sábado en las carreteras madrileñas a causa de la nieve y un millar han sido liberados a lo largo de esta noche.

Mientras tanto, se viven situaciones extremas también entre los equipos de emergencias. Cinco bomberos han quedado atrapados en el parque de Puerta de Toledo, sin poder prestar servicio en todo el día mientras el teléfono no para de sonar. Les llaman personas atrapadas en ascensores o porque se desprenden cristaleras. ¿Qué estáis haciendo? “Nada. No te puedo decir más. No estamos dando cobertura. Llegas aquí dispuesto a trabajar, pero sientes incapacidad e impotencia”, responden.

El personal de Samur Social atenderá a los sintecho en las estaciones de Metro de Ópera, Tirso de Molina, Latina y Del Arte (Atocha) dadas las graves dificultades que están encontrando los autobuses que trasladan a estas personas a los centros de la campaña del frío. El Ayuntamiento de Madrid ha ampliado en 107 las plazas para personas sin hogar.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid y consejero de Deportes, Transparencia y Portavoz del Gobierno regional, Ignacio Aguado, ha destacado que se han habilitado polideportivos municipales para atender a las personas atrapadas en sus coches. 24 personas de otros municipios han pasado la noche del viernes en el de Las Rozas, al no poder desplazarse.

Según ha informado la Subdelegación del Gobierno, los militares que había desplazados en Segovia han salido este sábado para incorporarse a las labores que realiza el Primer Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM I) en la Comunidad de Madrid, por la AP-61 y la AP-6, hacia la zona del nudo A-6/A-50.

Sanidad

Los hospitales públicos de Madrid han dotado de nuevo de cama a pacientes que tenían previsto recibir el alta este sábado. “Sobre todo, tenemos problemas en cambios de turnos. Doblando guardias en muchos casos”, informa la Consejería de Sanidad. “Tenemos algunas dificultades de acceso. Los profesionales están prolongando los turnos si no llegan los compañeros para garantizar la asistencia. Desde el Gregorio Marañón comentan que “el interior del hospital está tranquilo y sin incidencias asistenciales”. Desde este viernes, han atendido unas 300 urgencias, 17 partos y cinco mujeres están en el paritorio.

En los centros residenciales dependientes de la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, las principales dificultades en la mañana del sábado tienen que ver con la imposibilidad que están teniendo muchos trabajadores para acceder a sus puestos. En estos casos, las residencias están reorganizando a los trabajadores del turno de noche para garantizar la óptima atención a los usuarios.

Las vacunaciones programadas para los profesionales quedan suspendidas este sábado.

El Hospital Infantil Niño Jesús pide difundir el siguiente mensaje para que llegue a la gente ante la nevada: “Estamos abiertos y atendemos llamadas telefónicas de padres con consultas urgentes. Pueden llamar al teléfono del hospital, 915035900, para hablar con uno de nosotros”.

Educación

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado el cierre de las clases en colegios, institutos y universidades durante el lunes y el martes en un mensaje en su perfil de Twitter. La Comunidad de Madrid notifica que la actividad educativa presencial se reanudará el próximo miércoles.

Transporte

El único transporte que funciona en la capital es el Metro, que lo hará también durante la noche del sábado. Todas las autoridades recomiendan no salir de casa durante todo el día, ni para hacer fotografías.

El Ayuntamiento de Madrid comenzará a despejar de nieve los viales principales de la capital a media tarde de este sábado, esto es, cuando haya dejado de nevar, según ha indicado el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, siguiendo las previsiones meteorológicas.