La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos dejó sin cambios los tipos de interés, entre el 0 por ciento y el 0.25 por ciento, pero apuntó a que podría iniciar “pronto” la retirada del estímulo monetario a través de la reducción en el volumen de compra mensual de bonos.

Así lo indicó a través de su política monetaria, al término de su reunión de dos días, ante la mejoría económica en Estados Unidos tras la crisis provocada por la pandemia.

Dado que la inflación sigue siendo elevada y el mercado laboral avanza en su mejoría, la Fed señaló que “si el progreso continúa de manera general como se espera, el comité juzga que una moderación en el ritmo en la compra de bonos podría estar pronto justificada”.

El banco central estadounidense mantiene los tipos de interés en el rango cercano a cero y unas compras mensuales de bonos por valor de 120 mil millones de dólares desde marzo de 2020, para ayudar a la economía después de la llegada de la pandemia.

Asimismo, la Fed rebajó sus previsiones de crecimiento económico hasta el 5.9 por ciento este año, frente al 7 por ciento estimado hace tres meses; mientras que elevó levemente las de inflación del 3.4 por ciento al 4.2 por ciento para final de 2021.

Y elevó levemente la tasa de desempleo estimada para final de año al 4.8 por ciento frente al 4.5 por ciento anticipado en junio.

El presidente del banco central, Jerome Powell, tenía previsto ofrecer una rueda de prensa para comentar la decisión de política monetaria.

El próximo encuentro de la Fed, donde podría anunciar finalmente este inicio en la retirad del estímulo, está previsto para el 2 y el 3 de noviembre.