Una joven de 15 años de edad, de nacionalidad argentina, entró en coma durante sus vacaciones en República Dominicana, caso que abona a la polémica por la muerte de al menos 12 turistas estadounidenses en tal país desde 2018.

Candela Saccone se encontraba en Punta Cana cuando la mañana de su regreso a casa se sintió sumamente mal. Tras mareos, vómitos y deshidratación cayó en coma.

En el Hospital General de la Plaza de la Salud de Santo Domingo, los médicos dijeron que la joven padece cetoacidosis diabética por falta de insulina, sin embargo, su madre asegura que no tiene diabetes, ni siquiera antecedentes.

Por su parte, autoridades de Argentina denunciaron que el nosocomio que atendió a Candela “no tenía equipo suficiente para tratarla”.

Fue el 18 de abril de 2018 cuando ocurrió la primera muerte de manera extraña de un turista estadounidense. Chris Palmer fue hallado sin vida en su habitación del resort Villa Cocotal Palma de Punta Cana.

En junio del mismo mes, Yvette Monique de 51 años pereció tras beber del minibar de su habitación en el hotel Bahía Prince, también en Punta Cana.

Un mes después, David Harrison murió en el Hard Rock Hotel and Casino de Punta Cana.

El 26 de enero de 2019, Jerry Curran de 78 años, murió tras varias noches en el Dreams Resort, de nueva cuenta, en Punta Cana.

El 10 de abril, Robert Bell Wallace de 67 años enfermó tras beber del minibar del Hard Rock Hotel and Casino de Punta Cana, y murió cuatro días después.

John Corcoran de 70 años murió el 19 de abril, presuntamente de causas naturales. Su familia dijo que tenía una enfermedad cardiaca.

En mayo, el día 14 murió Donette Edge Cannon de 38 años, días después de hospedarse en el Sunscape Bávaro Beach de Punta Cana.

El día 29 del mismo mes, Miranda Schaup-Werner de 41 años murió tras beber del minibar del Hotel Bahía Príncipe de La Romana.

La pareja conformada por Cynthia y Edward Nathaniel Holmes fue hallada sin vida dentro de su habitación, también del Hotel Bahía Príncipe, el día 30 de mayo de 2019.

En hechos más recientes, el 10 de junio fue hallada muerta en su habitación de hotel Leyla Cox de 53 años.

El día 13, Joseph Allen de 55 años murió en su habitación del hotel Terra Linda en Sosua.

Vittorio Caruso de 56 años murió el 17 de junio tras enfermar por beber algo, en el Boca Chica Resort de Santo Domingo.

De acuerdo con el ministro de Turismo de República Dominicana, Francisco Javier García, el número de muertes no es causa de alarma, pues “no es inusual que ocho personas mueran mientras están de vacaciones durante un periodo de seis meses”.

A dichas declaraciones se sumó el pronunciamiento del Departamento de Estado de Estados Unidos, el cual aseguró que los 12 decesos no representan un aumento de ciudadanos muertos en el país caribeño.

El FBI investiga las muertes, teniendo como línea principal el que un lote de alcohol distribuido en hoteles esté contaminado.