El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, conversó ayer en una videoconferencia con su par chino, Xi Jinping, para evitar “un conflicto” entre Washington y Beijing.

Biden afirmó que se necesitan medidas de “contención” y que “la competencia entre los dos países no debe transformarse en un conflicto”. Xi estimó por su parte que los dos países deben “mejorar su comunicación y cooperación”.

Xi señaló que “China y Estados Unidos deben respetarse mutuamente, coexistir en paz, cooperar, gestionar de manera apropiada los asuntos internos y asumir sus responsabilidades internacionales”, según la agencia de noticias Xinhua.

Le dejó claro a su homólogo estadounidense que “China se reunificará con Taiwán, sin importar el costo”.

Pero Biden fue muy directo y franco sobre los temas que generan preocupación a la Casa Blanca, aludiendo al comportamiento de China con respecto a Taiwán, así como a lo que Washington considera violaciones de derechos humanos y prácticas comerciales agresivas del gigante asiático. Empero destacó que hay espacio para la cooperación en diversas áreas, como el cambio climático.

INFRAESTRUCTURA

El mandatario de EU promulgó ayer el proyecto de ley que crea el mayor plan de infraestructura en Estados Unidos en más de medio siglo, en una inusual celebración bipartidista en la Casa Blanca.

El proyecto de 1.2 billones de dólares servirá para arreglar puentes y carreteras, cambiar bombas de agua, construir red de carga para vehículos eléctricos y expandir la banda ancha para internet.

Las posibilidades de que haya acuerdos bipartidistas adicionales antes de los comicios legislativos de 2022 enfrentan un panorama más complicado. Biden centra su atención en negociaciones en torno a un paquete social.