El mandatario de Estados Unidos, Joe Biden, nominó para un segundo periodo a Jerome Powell como presidente de la Reserva Federal (Fed) y a Lael Brainard como vicepresidente.

“En este momento de enorme potencial y enorme incertidumbre, necesitamos estabilidad e independencia en la Reserva Federal”, justificó Biden.

De acuerdo con las palabras del mandatario estadounidense, desde que Jerome ocupa el cargo en el 2018 ha mostrado independencia y reconoció la forma en la que ha afrontado “interferencias políticas sin precedentes” que en su momento lanzó el expresidente Donald Trump y mantuvo la “la credibilidad e integridad” del banco central.

Añadió que Powell es la persona adecuada para estar al frente de la Reserva Federal durante un segundo mandato y luchar contra el alza récord de la inflación estadounidense.

Ambos nombramientos deben ser aprobados por el Senado de Estados Unidos. Biden respaldó al presidente de la Fed para ayudar a promover la recuperación económica más rápido de lo esperado tras el colapso del año pasado y destacó el progreso hacia la restauración de los más de 20 millones de empleos perdidos por el covid-19.

Powell ha liderado la respuesta del banco central a la recesión provocada por la pandemia, lo cual implicó reducir la tasa de préstamos a cero e inyectar billones de dólares de liquidez.

El banco ha retirado esos respaldos a medida que la economía se va recuperando, pero la inflación también se ha disparado, lo que ha provocado una caída en los índices de popularidad de Biden en las encuestas.

En tanto, Powell enfatizó su compromiso para evitar que la elevada inflación se vuelva estructural. “Usaremos todas nuestras herramientas para apoyar la economía y un mercado laboral fuerte, y para prevenir que una mayor inflación se arraigue”.