Adoptar una economía a favor del medio ambiente aportaría 26 billones de dólares al mundo para 2030.

La Comisión Global sobre Economía y Clima aseguró que los beneficios económicos de una inversión más verde han sido altamente subestimados, pues sus pronósticos solo son “conservadores”.

Además del capital, se crearían más de 65 millones de empleos poco contaminantes, previniéndose además 700 mil muertes prematuras por contaminación del aire.

Ngozi Okonjo-Iweala, copresidenta de la Comisión, indicó que los gobiernos están en el justo tiempo para tomar acciones valientes que les dejen un buen legado económico.

“Estamos en un momento único de ‘lo tomas o lo dejas’. Los legisladores deben levantar el pie del freno y enviar una clara señal de que el nuevo crecimiento está aquí”, dijo.

El cambio impactaría en el desarrollo de sistemas energéticos limpios, una mejor planificación urbana, una agricultura más sostenible, un mejor manejo del agua y una industria menos contaminante en dióxido de carbono.