El Fiscal general de Haití pidió este martes a un juez que acuse al Primer Ministro Ariel Henry por el asesinato del Presidente Jovenel Moise y solicitó a las autoridades que le prohíban salir del país.

El Fiscal Bed-Ford Claude presentó la orden el mismo día que le pidió a Henry reunirse con él para explicar por qué un sospechoso clave en el asesinato de Moise lo llamó dos veces, pocas horas después del homicidio.

“Hay suficientes elementos comprometedores… para procesar a Henry y pedir su acusación directa”, escribió Claude en la orden judicial.

No fue posible contactar de momento a un representante de Henry para que hiciera comentarios.

Claude dijo que las llamadas se hicieron a las 4:03 y a las 4:20 de la madrugada del 7 de julio, y añadió que las pruebas demuestran que el sospechoso, Joseph Badio, estaba en las inmediaciones de la casa de Moise en ese momento.

Badio estuvo trabajando para el Ministerio de Justicia de Haití y en la unidad anticorrupción del Gobierno hasta que fue despedido en mayo entre acusaciones de haber violado normas éticas no especificadas.

En el documento de dos páginas, Claude afirma que las llamadas duraron un total de siete minutos y que Henry estaba a esa hora en el Hotel Montana de Puerto Príncipe. También destacó que un funcionario del Gobierno tuiteó el mes pasado que Henry le dijo que nunca había hablado con Badio.

Henry asumió el Gobierno de Haití luego de una disputa política con el entonces Primer Ministro Claude Joseph, quien quedó a cargo tras el asesinato de Moise a manos de un comando.