Para Máximo Vedoya, presidente de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), la guerra comercial entre Estados Unidos y China podría traer beneficios a dicho sector en América Latina, pero “sobre todo a México“.

“Estados Unidos le está haciendo frente a esta actitud depredadora de China. Creo que es bueno para México y bueno para el resto de los países que comercian de una manera leal con Estados Unidos”, externó.

“La guerra entre Estados Unidos y China está empezando. Es muy difícil decirlo, los economistas no se ponen de acuerdo (sobre) qué efecto va a tener; yo no me animo a decirlo…no es malo, porque China desplazó a América Latina del comercio con Estados Unidos, sobre todo a México”, expresó.

El presidente de Alacero informó que durante 2018, las exportaciones chinas de comercio indirecto de acero hacia América Latina tuvieron un fuerte crecimiento de 17 por ciento, llegando a la impresionante cifra de 47 mil 468 millones de dólares.

Recalcó que Brasil y México son los principales consumidores de acero indirecto desde China y representan 56 por ciento del total consumido por la región. México, a pesar de la baja importación de acero laminado de China, fue el principal mercado de comercio indirecto con 16 mil 210 millones, un crecimiento del 25 por ciento frente a 2017. Brasil tuvo un crecimiento del 37,6 por ciento en gasto, llegando a 10 mil 590 millones.