El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, ratificó hoy el polémico proyecto de ley estatal que prohíbe las “ciudades santuario” en el estado y autoriza la norma conocida como “enséñame los papeles”, que permitirá a la policía cuestionar el estatus migratorio de las personas detenidas.

Mediante una retransmisión en vivo por Facebook desde el Capitolio de Texas, Abbott rubricó esta legislación que busca penalizar a los gobiernos locales y a las universidades que decidan no cooperar con las autoridades migratorias federales en la identificación de los inmigrantes indocumentados para favorecerles y protegerles de la deportación.

“Texas ha prohibido las “ciudades santuario” en el estado de la estrella solitaria”, dijo el mandatario tejano en la breve emisión.

En la ley conocida como SB4, la iniciativa destinada a prohibir las denominadas “ciudades santuario”, el gobernador firmó también una enmienda aprobada la semana pasada por la Cámara de Representantes que permitirá a los agentes de policía cuestionar el estatus migratorio de las personas detenidas en Texas.

Según esta adición, muy similar a una aprobada en Arizona en 2010 conocida popularmente como “enséñame los papeles”, las autoridades policiales podrán preguntar el estatus migratorio de las personas que, por ejemplo, los que detengan por un asunto de tránsito.

La propuesta aprobada contra las “ciudades santuario”, que podría acarrear penas de cárcel para los sheriffs tejanos que estén al cargo de las oficinas que no cooperen con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), era una de las prioridades en la presente sesión legislativa estatal de Abbott.