El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, recomendó hoy poner fin a la crisis política en Venezuela en 2020 para “darle al pueblo venezolano lo que han estado exigiendo”, en referencia a realizar comicios electorales, para lo cual ofreció apoyo tanto técnico como financiero.

Las recomendaciones emitidas por el Departamento de Estado en un comunicado oficial, afirman que “un gobierno de transición negociado y ampliamente aceptable debe ser responsable de supervisar las elecciones. Las autoridades electorales independientes dirigen y administran una elección”.

Al detallar los puntos, piden que se renueve “lo antes posible” una nueva Comisión Nacional Electoral (CNE), “seleccionada a través de la Asamblea Nacional, según el mandato constitucional”.

Así como una nueva corte suprema, “justa e independiente, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ), es una salvaguardia crítica para garantizar los principios de justicia y proteger la integridad de las elecciones y la santidad de cada voto”.

Washington invitó a establecer una elección abierta a todos los partidos y candidatos, sin restricciones, liberar a los presos políticos y “detenidos arbitrariamente” además de fomentar el acceso a medios de comunicación para evitar que “el antiguo régimen de Maduro dicte el contenido”.

El objetivo de la declaración, puntualiza el comunicado, es que los venezolanos “ejerzan sus derechos votando en una elección presidencial libre y justa desde el extranjero” brindar apoyo técnico y / o financiación […] para ayudar al proceso de registro de votantes; y Proporcionar un equipo de observadores electorales independientes”.