La lucha contra el coronavirus sigue, por lo que el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instauró una nueva medida para combatir contra la variante Delta y con esto seguir avanzando en la inmunización de la población. Para este jueves presentó un proyecto donde ordena a las empresas vacunar a su fuerza de trabajo.

Dentro del informe presentado desde la Casa Blanca, el mandatario explicó que les exigirán a las empresas la vacunación de sus empleados o pruebas de covid-19 semanales; este plan está pensado para todas las empresas que superen los 100 empleados.

Las empresas deben “asegurarse de que su fuerza laboral esté completamente vacunada o exigir a los trabajadores que no se vacunen que obtengan un resultado negativo en la prueba al menos una vez por semana”, indicó el presidente.

La medida afectará a más 80 millones de personas y se suma a la extensión de la obligatoriedad de vacunación para los empleados federales y todos aquellos que trabajen en hospitales y reciban reembolsos federales de atención médica.

“A pesar de tener un programa de vacunación exitoso y sin precedentes, a pesar del hecho de que, durante casi cinco meses, las vacunas gratuitas han estado disponibles en 80 mil lugares diferentes, todavía tenemos casi 80 millones de estadounidenses que no han podido recibir su vacuna”, continúo.