El vicepresidente uruguayo Raúl Sendic renunció el miércoles ante la asamblea general del Parlamento en medio de denuncias de corrupción y su lugar fue ocupado por la senadora Lucía Topolansky, esposa del expresidente José Mujica y la primera mujer en ocupar ese cargo.

La renuncia de Sendic fue aceptada por la unanimidad de los legisladores presentes. Topolansky, una exguerrillera izquierdista, no hizo uso de la palabra en la sesión en la que tampoco hubo debate.

En Uruguay el vicepresidente es el presidente del Senado y de la asamblea general del Parlamento, cargos que ahora desempeñará Topolansky.

Según la constitución Sendic debía ser sustituido por el primer senador de la lista más votada en las últimas elecciones nacionales, es decir, Mujica. Pero el expresidente está inhabilitado para asumir debido a que la reelección está prohibida en Uruguay y en consecuencia no podría suplir al presidente Vázquez en caso de necesidad.

Topolansky es quien seguía en la línea de sucesión.

EXGUERRILLERA MODESTA
La exprimera dama nació hace 72 años en un hogar acomodado y apolítico pero en su juventud se sumó a la guerrillera izquierdista Tupamaros que buscaba instaurar un régimen comunista al estilo cubano.

El objetivo de la guerrilla fracasó y Topolansky pasó 13 años presa. Al salir acompañó a su pareja, el también tupamaro Mujica, en un largo periplo político persiguiendo el poder pero por la vía democrática.

Austera y poco preocupada por los formalismos, Topolansky comparte el modo de vida de Mujica, desapegado a lo material.

En su despacho en el Senado tiene cuatro pequeños retratos: el del prócer nacional José Artigas, el del cantautor de tangos Carlos Gardel, una foto de su esposo cuando era guerrillero junto al líder tupamaro Raúl Sendic, padre del vicepresidente renunciante, y otra del Che Guevara.