El Vaticano subrayó la necesidad de que se encuentre una solución “justa y pacífica” a la crisis venezolana, al recibir hoy su ‘número tres’ a una delegación de ese país enviada por Juan Guaidó, quien se proclamó presidente de Venezuela el 23 de enero.

La Santa Sede expresó su “profunda preocupación” y abogó por que “se encuentre urgentemente una solución justa y pacífica para poder superar la crisis, en el respeto de los derechos humanos y buscando el bien de todos los habitantes del país, evitando un derramamiento de sangre”, señaló en un comunicado el portavoz vaticano, Alessandro Gisotti.

Gisotti informó de que la delegación venezolana fue recibida en la Secretaría de Estado, en concreto por el ‘número tres’ en el organigrama de la Santa Sede, el también venezolano Edgar Peña Parra, según fuentes cercanas a la delegación.

Ha sido reiterada la cercanía del Santo Padre y de la Santa Sede al pueblo venezolano, principalmente a aquellos que sufren”, agregó el portavoz.