Tras el anuncio, Dinamarca se convirtió en el primer país de la Unión Europea en volver a la normalidad después de que se impusieran medidas sanitarias para evitar contagios de COVID-19 en dicho país europeo.

Cabe destacar que el levantamiento de restricciones fue planeado inicialmente para el primero de octubre, sin embargo las autoridades sanitarias de Dinamarca decidieron adelantar 3 semanas el levantamiento tras considerar que la pandemia fue controlada en dicha región.

La decisión del levantamiento de restricciones parte también del avance en el programa de vacunación, el cual presenta un avance mayor al 73% en Dinamarca.

Cabe resaltar que Dinamarca ya había eliminado el uso de cubrebocas en interiores desde el 1 de junio y el 1 de septiembre se levantaron las limitaciones de aoforo para eventos masivos, además de que se reabrieron antros y bares, donde se debe presentar el pasaporte COVID-19 para asegurar que las personas no cuentan con síntomas.

A pesar del levantamiento de restricciones sanitarias, los turistas que deseen ingresar a Dinamarca sí deberán cumplir con algunas medidas, además de que deberán presentar pruebas de COVID-19 con resultado negativo que hayan sido realizadas en días recientes al viaje.