El Gobierno de Texas, Estados Unidos, ofreció dar recompensas de por lo menos 10 mil dólares a quienes delaten a mujeres que han abortado. Lo anterior, luego de que el 1 de septiembre entrara en vigor una ley restrictiva que prohíbe la interrupción del embarazo antes de las seis semanas de gestación.

La ley antiaborto permite a particulares de Texas presentar demandas civiles contra cualquier persona que ayude a una embarazada a abortar infringiendo la prohibición.

A casi medio siglo de la despenalización del aborto

El 22 de enero de 1973, la Corte Suprema de Estados Unidos, tomó la decisión histórica que garantizaba a las mujeres su derecho a interrumpir su embarazo antes de la viabilidad , que se calcula normalmente en torno a las 24 semanas.

Cuarenta y ocho años después, hay un estado en el que esa ley ya no está vigente: Texas.

El pasado miércoles entró en vigor en Texas una estricta legislación que impide la interrupción del embarazo a partir de las seis semanas de gestación, periodo en el que grupos “provida” creen que se puede detectar los latidos del corazón fetal, aunque las autoridades médicas aseguran que es un criterio “engañoso”.

La ley entró en vigor luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos, de mayoría conservadora, no respondiera a una apelación de emergencia presentada por organizaciones civiles y proveedores de servició de aborto.

A última hora del 1 de septiembre. la Corte votó 5-4 a favor de no bloquear la ley, en un fallo en el que el magistrado que preside el Alto Tribunal, John Roberts, se posicionó del lado de los magistrados progresistas, pero fue insuficiente para revertir la decisión mayoritaria.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, criticó la nueva ley y prometió defender “los derechos constitucionales” de las mujeres.

La Nueva Ley

Desde la decisión de la Corte Suprema de 1973 conocida como Roe vs Wade, las mujeres estadounidenses han tenido derecho al aborto hasta que el feto sea viable, es decir, hasta que este sea capaz de sobrevivir fuera del útero. Por lo general, esto ocurre entre las semanas 22 y 24 de embarazo.

El gobierno de Texas, Greg Abbott, promulgó en mayo la denominada “Ley de los latidos del corazón”, que le da a cualquier individuo del derecho de demandar a los médicos que practiquen un aborto después de las seis semanas, un periodo en el que muchas mujeres no saben que están embarazadas.

Por su parte, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos ha dicho que el término “latidos del corazón” es engañoso, pues lo que se detecta en esta etapa es “una porción del tejido fetal que se convertirá en el corazón a medida que se desarrolle el embrión”.