El pasado 25 de octubre, personal de la Casa Blanca y sus familias organizaron una fiesta de Halloween, pero las imágenes empezaron a circular apenas ayer en las redes sociales.

La fiesta contó con muchos entretenimientos familiares, per hubo uno que causó descontento en la mayoría de los presentes, “Estábamos horrorizados”, dijo una persona bajo el anonimato para medios estadounidenses.

Esto pues pusieron un muro con la frase “America Primero”, que es el eslogan del mandatario estadounidense, el hecho provocó indignación para muchos aunque algunos apoyaron la acción.

¿Pagó México por los suministros?”, escribió uno.

De igual forma el portavoz de Mike Pence aseguró que los funcionarios habían recibido órdenes de hacer exhibiciones en la fiesta, pero que el vicepresidente no estaba al tanto de ese mural el día de la fiesta.