Este 22 de mayo científicos del instituto se aplicaron ellos mismos la vacuna para conocer los efectos secundarios a lo que Alexánder Guinzburg indicó que los trabajadores mostraron resultados positivos pues desarrollaron inmunidad ante el SARS CoV-2 y no muestran efectos secundarios.

“Todos los empleados que probaron la vacuna están sanos y alegres y desempeñan plenamente sus funciones tanto en sus labores como en el hogar”, indicó el funcionario ruso.

Ante esto los involucrados indican que su vacuna es completamente exitosa y que solo esperan el permiso para desarrollar los ensayos oficiales del Ministero de Salud y demostrar la efectividad de su vacuna.

Guinzburg no especificó cuántos científicos se sometieron a la prueba pero si revelo que se trata de un amplio circulo de trabajadores.

“Los desarrolladores no solo la prueban en sí mismos, sino que también se protegieron para seguir trabajando en su desarrollo en condiciones de pandemia”, ha acotado.