La Comisión Europea aseguró que 90 por ciento de los juguetes y 80 por ciento de las luces navideñas analizados en la Unión Europea (UE) no presentan ningún componente químico que signifique un riesgo para los niños, justo en el día de San Nicolás y a menos de dos semanas de Navidad.

“Tenemos uno de los estándares de seguridad más altos del mundo”, subrayó Vera Jurova, comisaria europea de Justicia, Protección al Consumidor e Igualdad de Género.

Los juguetes representan casi un tercio (29 por ciento) del total de productos que han sido retirados del mercado por ser peligrosos. Sea porque sus piezas se desprenden con facilidad o sea por su composición.

Son las autoridades de supervisión de los Estados de la UE las que alertan a la Comisión Europea de productos peligrosos.

El Rapid Alert System verifica el tipo de producto, sus riesgos y se toman medidas para prevenir al consumidor y restringir el acceso al mercado de ese producto.

La comisaria Jurova recordó también que los consumidores pueden utilizar una plataforma online para interponer una queja en caso de que un producto comprado en línea no respete los derechos del consumidor.

Un nuevo paquete de medidas para proteger al consumidor se espera para comienzos de 2019.