La Fiscalía antiterrorista de París abrió una investigación por el ataque de un hombre armado con un cuchillo en el que ha resultado una persona muerta y cuatro heridas, en la zona de Ópera, en el centro de París.

El Fiscal de París, François Molins, confirmó ante los medios que la sección antiterrorista abre la investigación por los cargos de “asociación terrorista criminal para preparar crímenes contra las personas, así como los cargos de asesinato y tentativa de asesinato contra personas depositarias de la autoridad pública con fines terroristas”.

Molins detalló que fueron determinantes el modo de acción del sospechoso, quien acuchilló al azar a cinco peatones.

El atacante, quien fue abatido por la policía parisina, gritó “Allah Akbar” (Alá es grande) al momento de la agresión.

El ministro francés del Interior, Gerard Collomb, dijo que se trató de un ataque de “odio”.

El acto terrorista fue anunciado por la prefectura de París, y precisó que el atentado se perpetró en el segundo distrito, donde se ubican la ópera de París e importantes tiendas minoristas.

De entre los cuatro heridos, dos están “gravemente heridos” e ingresados en el hospital George-Pompidou de la capital.

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió el ataque en un breve comunicado difundido por la agencia Amaq, cercana al EI, y cuya autenticidad no ha podido ser confirmada, y en el que asegura que el ataque fue lanzado por un “soldado del Estado Islámico”.

Amaq, que cita a “una fuente de seguridad”, sostiene que “el ejecutor de la operación con cuchillo lanzada en la ciudad de París ha sido un soldado del EI”, según el comunicado, recogido por la página web “Site” , especializada en el seguimiento de grupos radicales.

El atentado fue perpetrado “en respuesta a las llamadas (de atacar a los países) de la coalición” internacional, comandada por Estados Unidos contra el EI.

Según testimonios recogidos por los medios franceses, el atacante comenzó a apuñalar a quien se encontró por su paso hasta que llegó la Policía, sobre la que se intentó abalanzar para posteriormente ser abatido por los agentes.

De acuerdo con el canal “BFMTV”, otras cuatro personas han sido atendidas por el choque psicológico causado por el ataque.

Aunque la brigada criminal fue la encargada de investigar este hecho en un primer momento, el Fiscal de París, François Molins, confirmó al filo de la media noche local que se trató de un acto terrorista.

El ataque se produjo la tarde noche del sábado en la calle Monsigny, próxima al monumento de la Opera de París, en una zona de bares y restaurantes muy transitada los fines de semana.

La estación de metro Quatre-Septembre, cerca de donde se produjo el ataque, ha sido cerrada y el perímetro de seguridad alargado.

La zona, una de las más animadas y turísticas de la capital francesa, se encontraba esta noche plagada de efectivos de policía y de numerosas ambulancias.