El clima extremo de la región ha causado decenas de daños materiales y personas lesionadas, e incluso durante el domingo 90 mil residentes de Texas, Misisipi, Luisiana, Arkansas y Georgia perdieron la conexión eléctrica.

Medios locales reportan la muerte de dos menores de edad en una carretera al este de Texas, al ser aplastado por un árbol el automóvil en que viajaban con sus padres, mientras en Franklin es reportada otra persona más a causa de la caída de un árbol sobre una caravana.

Autoridades reportan severos daños materiales en edificios, por lo que tuvieron que suspender las clases hasta que las aulas puedan estar seguras, en Luisiana fueron reportadas dos víctimas mortales más a causa de las inundaciones.

El Servicio Meteorológico Nacional reporta que estas condiciones podrían propagarse a ciudades como Nueva York y Washington.