La Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) alertó que el incremento en las importaciones de acero chino en América Latina representan un problema para la región, debido a la competencia desleal y los fuertes subsidios que recibe la industria acerera del país asiático.

Mediante un comunicado, explicó que las exportaciones chinas de comercio indirecto de acero a Latinoamérica crecieron 17 por ciento en 2018, alcanzando un total de 47 mil 468 millones de dólares. Mientras tanto, el volumen de dicho metal que llegó desde ese país se incrementó un 12 por ciento.

“China es un problema debido a todos los subsidios que recibe su industria. Esto generó una pérdida del empleo y desarrollo industrial en otras partes del mundo donde la industria local no puede competir. El mundo ha buscado defenderse de la sobrecapacidad mundial provocada por China y países han impuesto medidas para mitigar los efectos de este comercio injusto. Pero, América Latina está retrasada en este proceso”, explicó Máximo Vedoya, presidente de Alacero.

Recordó que Brasil y México son los principales consumidores de acero indirecto chino, representando el 56 por ciento de las importaciones de la región. En el caso de México, la baja en la compra de acero laminado no le impidió ser el principal mercado de comercio indirecto de China, con un valor total de 16 mil 210 millones de dólares, 25 por ciento más que en 2017.

Por productos comprendidos en el comercio indirecto de acero, los que más llegaron a América Latina desde el gigante asiático son los autos y vehículos comerciales, así como las máquinas de oficina.

Alacero alertó que mientras en 2016 la región representaba el 7 por ciento de las exportaciones de China en el mundo, actualmente el porcentaje llega a 7 por ciento, lo cual se explica porque algunas partes del mundo reaccionaron contra el comercio desleal, por lo que “el gigante asiático fue para otras regiones y América Latina se quedó como la preferida. Eso lleva a nuestra desindustrialización”, explicó Vedoya.

Añadió que las importaciones representan el 35 por ciento del consumo de acero de las región, y 28 por ciento de estos productos provienen de China.

Finalmente, indicó que actualmente existen 65 casos antidumping en la región, de los cuales 65 por ciento son contra China, con 42 casos. De estos, 17 fueron abiertos por México y 15 por Brasil.