Luego de que Caeli diera a conocer, el viernes pasado, un video donde narra que el influencer Yao Cabrera intentó abusar de ella durante una fiesta en Argentina en septiembre de 2018, a la que acudieron cerca de 30 personas, el influencer finalmente dio su versión.

Pese a que Caeli no reveló el nombre de sus atacantes, se supo que era Yao porque éste mismo, como se dice coloquialmente, ‘se puso el saco’ inmediatamente la influencer reveló lo ocurrido, acto que ayudó a que el hashtag #CaeliYoSíTeCreo se posisionara en Twitter.

La primera reacción del influencer fue aseverar que había guardado todas estas pruebas por si Caeli ‘nuevamente intentaba hacer algo contra él’ pues cuando ocurrieron los hechos, el sábado 29 de septiembre de 2018, ella ya le había dicho a alguien de su equipo que habían intentado violarla.

Pese a que Yao en todo el video asevera que tiene las pruebas para desmentir a Caeli, no muestra nada relevante para probar su inocencia, lo único que ofrece son excusas, a su comportamiento, y justificaciones en las que antepone su versión sobre la de ella.

La violencia de género no es un juego, cada año cobra la vida de cientos de mujeres y este panorama no es ajeno en países como el nuestro y el resto de Latinoamérica.

Tan solo en 2018, según cifras oficiales del CEPAL, poco más de 2.795 mujeres fueron víctimas de feminicidio en 23 países de América Latina y el Caribe.

México, El Salvador y Honduras se han convertido en lugares altamente peligrosos para las mujeres, siendo los países con más casos de violencia de género.

Por otra parte, de acuerdo con las estadísticas, en el 39 por ciento de los casos reportados en Argentina: la pareja es el causante del asesinato, mientras que 21 por ciento corresponde a su expareja. Además 65 por ciento de los casos de violencia de género suceden dentro de una vivienda, casi siempre en la de la víctima.

En otra parte del video, Yao comenta que es irreal que 30 personas quisieran abusar de una sola mujer, minimizando el testimonio de Caeli, tal vez el influencer que ha sido acusado en otra ocasiones de abuso sexual ignora que en España y en otros países las violaciones en manada han indignado al mundo.

Otras cifras alarmantes apuntan que cerca del 59 por ciento de las violaciones a menudo son perpetradas por alguien que la víctima conoce muy bien como amigos cercanos, compañeros de trabajo, vecinos e incluso algún miembro de la familia.

Yao también intenta poner en tela de juicio lo que Caeli dijo sobre el policía que se negó a entrar a una propiedad privada para ayudarla, obligándola a salir a ella misma del departamento.

Parece que Yao tampoco está enterado de los niveles de corrupción en miembros de la policía en Argentina y Latinoamérica e incluso también es muy probable que ignore que un gran porcentaje, de estos uniformados, desconocen el código penal y las leyes.

En su video Yao muestra como evidencia la entrevista con un uniformado que no da su nombre, no se identifica y tampoco es un especialista en temas de seguridad.

Además, no olvidemos que Yao, en el pasado, les ha pagado a actores para que se hagan pasar por otras personas como la vez que le pagó a un sujeto para que se hiciera pasar por Sergio Ramírez un seguidor de Luisito Comunica, para defraudar al mexicano.

“Otra prueba” que ofrece este sujeto, que en el pasado fue cuestionado por su conducta poco ética tras besar en la boca a dos fans menores de edad, es una llamada que realiza con la mujer con la que habló Caeli y minimizó lo ocurrido.

En esta llamada, como era de esperarse, ella lo niega todo y asegura que Caeli se fue de Argentina no por miedo, ni por la situación que ocurrió con Yao, sino porque su novio estaba muy enojado con ella por la foto que subieron de Caeli y Yao besándose en la fiesta.

En el resto del video Yao asevera ser todo un caballero pero nunca muestra pruebas contundentes para desmentir a Caeli.

Finalmente, Yao asegura que todo esto es un invento de Caeli para conseguir más likes en YouTube.