Los dos hijos mayores del cantante José José agradecieron al Gobierno de México su ayuda para lograr que parte de las cenizas del ídolo de la canción romántica vayan a reposar en su país y por el homenaje que este miércoles le brindarán los mexicanos en el Palacio de Bellas Artes.

“Muchas gracias, solo les puedo decir que hemos traído de regreso el corazón de nuestro adorado Príncipe de la canción, de mi papá, a esta su patria. Muchísimas gracias a todos por su tiempo, por su paciencia. Gracias por todo su apoyo, hoy es un gran día”, dijo Marysol Sosa Noreña, hija del cantante.

Ella y su hermano José Joel viajaron desde Miami en un avión de la Fuerza Aérea de México que trasladó el féretro con parte de las cenizas de José José hasta la capital mexicana.

“Gracias familia por estar aquí con nosotros. Es un día muy bello para nosotros. Quisiéramos agradecer al señor presidente, a la jefa de Gobierno, a la secretaria de la defensa nacional, al secretario de relaciones exteriores, al consulado de Miami”, dijo José Joel Sosa Noreña.

“Gracias a ustedes los medios. Gracias por habernos acompañado en esta travesía. En esta aventura, a mi familia, a mi madre que aquí está. A mis amigos. Gracias de verdad. Gracias a Dios primeramente”, añadió.

También habló la madre de José Joel y Marysol, Anel Noreña, quien fue la segunda esposa del cantante y acudió al aeropuerto. El matrimonio acabó en divorcio en los años 90.

“Esto es un sueño hecho realidad, la verdad es que todos ustedes han estado tan pendientes, todo ha salido tan bonito. Sus restos van a poder estar en su país para siempre”

El féretro bañado en oro que guarda parte de las cenizas del “Príncipe de la canción” llegó a México en un Boeing 737 perteneciente al Escuadrón 502 de la Fuerza Aérea Mexicana.

El cuerpo del cantante que murió en Florida a los 71 años el pasado 28 de septiembre fue cremado y las cenizas divididas para que una parte se quedara en Florida y otra fuera a México.

La parte que quedó en Florida está en posesión de la viuda del cantante, la cubana Sara Salazar, y la hija de ambos, Sarita Sosa Salazar, que está radicada en Homestead y cuidó de José el último año y medio de su vida.

Las desavenencias entre ambas ramas de la familia empañaron el duelo por la muerte de José José, quien era considerado uno de los astros de la canción romántica en español con éxitos como “El triste” y “Gavilán o paloma”.

El Consulado General mexicano en el sur de la Florida se encargó de mediar entre los hijos mayores y la viuda y la hija menor, y de hacer los arreglos para el último viaje de José José.

“La gente, lo único que quiere es tener a su ídolo en México y poder despedirse de él”, algo que, por fin, se va a cumplir, dijo a Efe el diputado federal y presidente de la Comisión de Cultura de México, Sergio Mayer, uno de los pasajeros del vuelo.