La serie mexicana “40 y 20” estrenó su quinta temporada el viernes subiendo el tono del humor para ver hasta qué punto pueden llegar y para aportar más entretenimiento a su público, expresó el productor Gustavo Loza.

“Aprovechando la hora de trasmisión, a las 11 de la noche, quisimos subirles un poco el tono a algunos capítulos. Tenemos que innovar y ver hasta dónde funciona, pero sin ser ofensivos ni vulgares, es ir un paso más allá”, dijo Loza.

En formato de comedia de situación, los protagonistas Paco (Jorge Van Rankin), Toña (Michelle Rodríguez), Fran (Mauricio Garza) y Rocío (Mónica Huarte) arrojan un humor “irreverente y cercano a la vida de la gente” que para Loza es la clave del éxito de la serie.

PERSONAJES REALES

“No es humor de pastelazo, todo lo contrario, es mucho más cercano a la vida con personajes de carne y hueso, si algo funciona no le muevas, corrige algo, pero nada más”.

Y fue por el éxito de la comedia en otras temporadas que se dieron cuenta de que todavía daba “para más” e hicieron con relativa facilidad dos temporadas más.

Además, Loza consideró que pueden aportar “un respiro” en una situación compleja como la actual por la pandemia de coronavirus en la que la población está recibiendo continuamente información negativa.

“Justamente esta barra de comedia que va después de las noticias es justamente para que la gente no se vaya a dormir con un mal sabor de boca, angustiados y preocupados”, dijo.