El pasado fin de semana, Kim Kardashian viajó a Wyoming para encontrarse con Kanye West, pero no para hacer las paces, sino para informarle el fin de su matrimonio.

De acuerdo con la revista People, Kim consideró que se agotaron todas las posibilidades para salvar su relación, por lo que lo mejor es darla por concluida.

“Ella siente que ha intentado todo y que no está recuperando lo que necesita de Kanye. Llegó al punto de volar a Cody, Wyoming, para comunicarle básicamente que su matrimonio había terminado y decirle adiós”, aseguró una fuente a la revista.

Aunque al parecer Kanye quiere salvar su matrimonio, personas cercanas a la pareja consideran que el rapero no ha hecho nada para reparar los daños.