Fue el 31 de marzo del año de 1995, cuando la cantante de descendencia mexicana, fue asesinada por Yolanda Saldívar, luego de sostener una fuerte discusión.

La historia cuenta que Saldívar era una gran seguidora de Selena, y como presidenta del club de fans, tuvo acceso a ella hasta que se convirtió en su amiga y persona de confianza, pues se volvió encargada de varias presentaciones de la intérprete.

Sin embargo a principios de marzo de dicho año, Selena despidió a Yolanda de su equipo, pues Saldívar había malversado más de 60 mil dólares en cheques.

Yolanda conservó entonces algunos registros financieros que la intérprete necesitaba para su declaración de impuestos, por lo que acordaron reunirse en un motel de Corpus Christi, Texas, el 30 de marzo.

Al reunirse, Selena notó que había algunos documentos faltantes, por lo que regresó a la mañana siguiente, pero la historia dio un giro cuando Saldívar aseguró que había sido violada, por lo que Quintanilla accedió a llevarla al hospital.

Al enterarse Selena que la violación había sido falsa, las mujeres regresaron al motel, en donde siguieron discutiendo.

En medio de la disputa, Yolanda sacó un revólver de su bolsa y les disparó a Selena. Aunque la cantante intentó huir, la bala entró por su hombre derecho. La sangre brotó sin control y dejó un rastro de unos 100 metros, cuando Selena caminaba para pedir auxilio.

Con sus últimas fuerzas Selena se arrastró hasta el vestíbulo del motel, en donde alcanzó decir que le habían disparado.

Aunque fue trasladada al hospital, la tragedia concluyó a la 1 de la tarde, cuando la “Reina del Tex Mex” fue declarada muerta.

Yolanda se entregó a las autoridades 9 horas después del asesinato, en donde declaró que ambas discutieron porque ella ya no quería trabajar para Selena, sin embargo su versión no convenció a las autoridades y fue sentenciada a cadena perpetua.