El cantautor Fher Olvera, líder de la banda mexicana Maná, busca ser un foco inspirador para que los jóvenes tengan el interés de cuidar su medio ambiente y a los animales, pues considera que con su generación falló en ese objetivo.

“Probablemente nuestra generación es una generación fallida, pero habemos quienes estamos tratando de inspirar a los jóvenes para que se logre el cambio, a nuestros hijos, por ejemplo. Yo soy un hombre de esperanza y creo que podemos revertir las cosas”, expresó.

El intérprete de temas como “¿Dónde jugarán los niños?” y “Vivir sin aire”, entre otros, se encuentra en esta ciudad tras participar en la presentación del documental “Serpiente emplumada”, del director Ricky López Bruni, como parte de la sección Industria de la 34 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

La película cuestiona si el quetzal logrará sobrevivir debido a la pérdida de su hábitat y para la que el ser humano ha colaborado al perturbar sus corredores ecológicos.

“Estamos encantados de regresar a Guadalajara y con esta película. Me da mucho gusto que Ricky esté apoyando al medio ambiente. Estamos hablando del quetzal, una especie en peligro de extinción. Estoy contento por haber participado y poner mi granito de arena”.

Fher Olvera, junto con la actriz y productora Salma Hayek, forma parte de un grupo de artistas, empresarios, curadores, arqueólogos y biólogos que relatan y comparten con el espectador sus puntos de vista y conocimientos acerca de esta ave.

“No podía faltar Fher porque su Fundación Ecológica Selva Negra y la aerolínea Volaris tienen conciencia tremenda sobre lo que es el medio ambiente. Reuní a 25 personajes y todos llegamos a un mismo consenso, que es la destrucción que el humano le está haciendo al planeta”, apuntó el director Ricky López.

“Queremos mandar este mensaje a los jóvenes de México, Guatemala y Mesoamérica para que empiecen a mostrar un cambio, pues en sus manos quedará el planeta. Tal vez nuestra generación no lo hizo tan bien, pero ellos tienen la oportunidad de hacerlo mejor para el futuro. Personajes como Fher me están ayudando a dar ese mensaje”.

Indicó que para llegar al quetzal recorrieron 23 mil kilómetros por tierra y 146 mil kilómetros por aire. Fueron mil 500 horas en helicóptero, dos continentes, cinco países y 250 días de filmación.

Enrique Beltranena, productor ejecutivo y CEO de Volaris, comentó que el proyecto se gestó aproximadamente cuatro años atrás.

“El quetzal es el ave que nos une en la región mesoamericana. Se ha convertido en un emblema al ser una de las deidades más importantes de las culturas maya y azteca”, puntualizó.