Eugenio Derbez es reconocido por ser uno de los artistas más ambiciosos y talentosos de la farándula mexicana. En su currículum no solamente están trabajos en la televisión, ya que ha estado inclusive detrás de las cámaras.

De acuerdo con lo que narró a Adela Micha en una entrevista realizada en 2019, decidió dejar el país en su momento de apogeo cuando se dió cuenta de que la industria no le representaba ningún peligro, pero tampoco ningún reto.

Fue en ese momento que decidió tratar de conquistar el mercado anglosajón y se mudó a Estados Unidos. Desde entonces ha triunfado en producciones como ‘No se aceptan devoluciones’ o, recientemente, ‘Coda’.

El raro gesto que tiene al molestarse

En México no solamente se quedaron las repeticiones de sus programas, ya que detrás de ellos hay varias anécdotas sobre su trabajo. Una de ellas fue contada por Consuelo Duval, quien estuvo hace unas semanas en el podcast ‘En cortinas’, el cual es conducido por el también youtuber Luisito Comunica.

La actriz ha trabajado durante años a lado de Derbez, por lo que conoce varias de sus manías a la hora de producir cualquier show. Una de ellas, aseguró Duval, es la de tocarse la ceja con el dedo meñique cuando se molesta por algo que se escapa de su control al momento de filmar una escena.

Según Consuelo, este gesto era indicio de que habría algún problema dentro del set, por lo que al momento de verla, el cast solía ponerse nervioso. Relató que una de las veces que recuerda en que ocurrió esto fue en el estudio dónde se grababa ‘La familia P. luche”.

Según indicó la actriz, el conflicto se dio el día en que una de las personas que ayudan con el maquillaje le hizo un corte en el fleco del cabello que era muy notorio.

Tal fue el regaño que se llevó por parte de Derbez que la intérprete de Federica P. Luche olvidó cómo se solucionó el problema, aunque sí tiene muy presente cómo todo inició con el actor tocándose está parte del cuerpo.

¿Con quién comparte este gesto?

El 23 de febrero de 1996 terminó la telenovela ‘Lazos de amor’, la cual marcaba un parteaguas en la televisión mexicana, ya que sus tres papeles principales eran interpretados pora misma actriz: Lucero.

La historia seguía la vida de tres hermanas María Guadalupe Salas, María Fernanda Rivas Iturbe y María Paula Rivas Iturbe, quienes pierden a sus padres en un accidente de tráfico en el que además la última de ellas termina siendo arrastrada por un río y adoptada por una mujer.

En este drama, María Paula se reencuentra con sus hermanas, pero al tener una educación diferente, se convierte en una villana. Uno de los rasgos distintivos que le dieron al personaje el escritor Jorge Lozano Soriano y la productora Carla Estrada fue el de tocarse la ceja con el dedo meñique.

Esto llevó a que el final de este drama fuera uno de los más polémicos en la era previa a internet, debido a que en el último arco hay un momento en que María Paula está por matar a sus gemelas. Lo que ocurre en este momento pasa detrás de las cámaras, aunque después se muestra que la villana fue abatida.

Sin embargo, la última escena de la telenovela muestra a María Guadalupe viendo su álbum de bodas junto a su esposo, pero al momento de enfocar la cámara en ella, se ve cómo se toca la ceja, hábito que tenía la mala de esta producción.

Esto ocasionó diversos debates en el público, quien aseguraba que la mala había vencido. Tal ha sido la controversia con este final que hace unos meses Lucero fue cuestionada sobre está conclusión a lo que dijo que a ella le gusta.