El elenco del “Chavo del 8” era muy unido, por eso la vez que el “Chato” Padilla no apareció, fue buscado por el mismo Roberto Gómez Bolaños, sin imaginar que ya no lo encontraría vivo.

“Chespirito” fue la persona que encontró a Raúl “Chato” Padilla sin vida en su camerino, esto al esperarlo y ver que no aparecía.

Fue el 3 de febrero de 1994 que Roberto decidió ir a buscarlo, sin saber que ya había muerto hacía unos minutos atrás.

Roberto declaró en aquel entonces: “Después de grabar lo estuve esperando en la escalera para demostrarle que yo también podía brincar desde el quinto escalón de la escalera. Pero no bajaba. Entonces subí para ver si le pasaba algo y lo que pasaba es que ya estaba muerto. Tenía los ojitos cerrados, como si nomás estuviera durmiendo. Hasta parecía que estaba soñando algo bonito, tenía cara de estar contento. Pero no puede ser, porque ni modo que le diera gusto morirse. O quién sabe, porque Jaimito siempre decía que quería evitar la fatiga… o sea que ya evitó la fatiga para siempre”.