Después de que Carmen Salinas asegurara que el COVID-19 era un castigo de Dios para los asiáticos por comer perros y gatos, la actriz se disculpó.

Tras las declaraciones de la actriz, la Embajada de China pidió una disculpa pública de la exlegisladora al considerar que se trataba de comentarios racistas y fuera de lugar dado el contexto actual.

“El discurso externo de la señora Carmen Salinas revela falta de conocimiento básico e ignorancia. Nos oponemos firmemente a sus comentarios, solicitamos que enmiende su error y ofrezca una disculpa pública”, aseguró la embajada en un comunicado.

Debido a esto, la actriz ofreció disculpas este miércoles.

A través de su cuenta de Twitter, Salinas compartió un comunicado en el que se lee:

Por este medio me permito ofrecer mis más sinceras disculpas por el daño y el malestar que mis comentarios puedan haber ocasionado. Entiendo que en estos momentos en que el mundo enfrenta una amenaza tan grande, en nada ayudan palabras que ciertamente ofenden y señalan sin razón. Puedo asegurarles que nunca tuve la intención de dañar y que mi arrepentimiento es sincero, por lo que me comprometo además a no repetir esta situación. Sinceramente, Carmen Salinas.”

Las declaraciones de Salinas las dio en entrevista para medios en días pasados, en ellas aseguró que la enfermedad había afectado la población en China por “tragones“.

“¿Cómo me voy a burlar? Es una enfermedad tan horrible, es lo que les está pasando a los chinitos por estarse comiendo a los perritos y a los gatitos. Oye, no juegues por eso les dio esa enfermedad…No los castigó Dios, nuestro señor: la vida los castigó por andar de tragones, tragándose eso”.