Hace más de 3 años el mundo se enteró de la trágica muerte del reconocido actor Paul Walker. Ese 30 de noviembre del 2013, el joven y famoso actor viajaba en un Porsche Carrera GT junto a su amigo Roger Rodas, luego de haber asistido a un evento de caridad. De pronto, Rodas perdió el control del vehículo y se estrelló directamente contra un poste eléctrico, lo que provocó que él y Paul fallecieran.

Hoy, a más de tres años del accidente, los abogados de Meadow, la hija de Paul, están preparando un juicio en contra de Porsche, pues, según informó el sitio TMZ, se habrían encontrado una serie de documentos que probablemente habrían salvado la vida del actor.

Estos documentos consistirían en correos electrónicos que los mismos empleados de la compañía automotora habían enviado y que explicaban el alto peligro del modelo de Porsche que el actor usó. Entre esos correos figura uno del año 2006 en el que un empleado advierte que más de 200 vehículos de la serie Carrera GT habían sido “siniestro total” entre el 2003 y el 2006.

“Pensé que esto podría interesarle. Otro Carrera GT mordió el polvo como comentó un mecánico que dijo que iba a menos de 30 MPH y chocó. Me parece que iba a más de 30.

Sentí curiosidad por una estadística que me mencionaron y si alguien cree que es acertada. La producción total mundial del Carrera fue 1280 y ahora más de 200 de ellos fueron totalizados. Estas serían buenas noticias para los propietarios restantes porque el GT se hace más demandado. ¿Alguien sabe si estos números son acertados?”

Sin embargo, en lugar de preocuparle, el hombre vio esto como una oportunidad de negocio. Incluso comenta que “es una gran noticia para los propietarios restantes”, pues, como hay menos unidades, aumenta el precio.

Porsche

Por otro lado, los abogados de la hija del actor afirman que si Porsche hubiese conocido estos datos podría haber advertido del peligro de los Carrera GT y, así mismo, evitado la muerte de Paul. Mientras tanto, la compañía simplemente aseguró que el fallecimiento se debió solamente a que el actor “conducía de manera temeraria y a alta velocidad”.