• 14°C - 27°C
    Victoria

  • 22°C - 27°C
    Tampico

  • 26°C - 16°C
    Matamoros

  • 11°C - 22°C
    Nvo. Laredo

  • 16°C - 25°C
    Reynosa

  • 19°C - 33°C
    El Mante

  • 30°C - 17°C
    Soto La Marina


Denisse Romero

Desde mi perspectiva

La sociedad ya despertó, ahora falta la política

| Opinión | Denisse Romero

Resulta preocupante la declaración que leímos ayer en medios electrónicos que le adjudican al Contralor del Estado, en el sentido de que el gobierno estatal no puede garantizar a los funcionarios su seguridad en caso de que hagan pública su declaración patrimonial, por lo que omitirían transparentarla, aun cuando fue una promesa de campaña y es su responsabilidad superior la seguridad de la población.
Eso de ser gobierno la verdad que no es nada fácil, no cualquiera se echa encima una responsabilidad tan grande, no cualquiera aguanta una crítica o un señalamiento por más constructivo que éste sea, el detalle es que si se es autoridad hay que aprender a ser tolerantes, así es esto.
El dato del nivel de riquezas con el que llegan los nuevos funcionarios es requisito fundamental para hacer de éste un gobierno confiable, como se comprometieron, de lo contrario sucedería lo que siempre, señalamientos de enriquecimiento ilícito difíciles de sustentar pero que igual generan un descontento generalizado y el fin de la credibilidad.
A cuatro meses de haber entrado en funciones las nuevas autoridades panistas el único que ha puesto el ejemplo haciendo pública su 3 de 3 es el Gobernador del Estado, de ahí en fuera ni uno solo de sus secretarios ha seguido sus pasos, lo que bien debería obedecer a un llamado de atención.
Ni siquiera el portal de transparencia se ha habilitado en la página oficial y aunque Mario Soria jura y perjura que se hará, lo cierto es que cada vez se dan más largas.
Los azules ganaron la pasada elección de Julio por el hartazgo social que el partido eterno en el poder tamaulipeco generó con tantos errores, los panistas representaron para los tamaulipecos un rayo de esperanza en medio de la tempestad y todavía lo siguen siendo; pero si las palabras no se concretan a los hechos en las próximas semanas para el último trimestre del año que comience el nuevo proceso electoral el enamoramiento podría acabar.
De igual forma, si los priistas que suenan tan positivos en recuperar la confianza de la gente no lograr que el CEN Nacional les haga caso y renueve su dirigencia estatal cuánto antes tampoco tendrán oportunidad en el 2018, entonces se les dará cabida al resto de los partidos políticos de izquierda que a decir verdad no hay ni a cuál irle o bien a las figuras independientes estrenadas el año pasado, esas que desconocen cómo gobernar.
Es un problema grave que vivimos como sociedad, como democracia, y no sólo en Tamaulipas, sino en el resto del país, claro ejemplo es el de Nuevo León, en donde el Bronco gobernador se ganó la confianza de la gente por su apariencia cercana, pero que al pasar del tiempo ya empieza a incomodar.
O cómo el mismísimo presidente de la República, que si no fuera por la atención que ha acaparado Donald Trump, ya habría tenido que salir por la puerta trasera ante tantas manifestaciones violentas e inconformidades generalizadas derivado de su toma de decisiones. La gente ya no tolera más y eso es hasta en las mejores familias.
Cruzando el río Bravo cientos de miles de habitantes de Estados Unidos no están dispuestos tampoco a tolerar decisiones equivocadas como la que está tomando su presidente con los migrantes.
El hashtag (Un Día Sin Inmigrantes) se volvió tendencia mundial luego de que varios negocios de las principales ciudades de ese país decidieron no abrir, los estudiantes no fueron a clases y los empleados se quedaron sin el salario de un día para dejarle en claro a Trump que la nación que dirige no sería nada sin la labor y presencia de la población migrante.
Vaya, nos damos cuenta de que no sólo es en México, ni en Estados Unidos, sino que es un despertar mundial de la sociedad que no está dispuesta a tolerar más mentiras o decisiones equivocadas. La sociedad ya despertó, ahora falta la política.
Que Dios lo bendiga, gracias.

Etiquetas relacionadas

Comentarios