• 16°C - 34°C
    Victoria

  • 20°C - 28°C
    Tampico

  • 21°C - 27°C
    Matamoros

  • 18°C - 33°C
    Nvo. Laredo

  • 19°C - 33°C
    Reynosa

  • 18°C - 32°C
    El Mante

  • 18°C - 32°C
    Soto La Marina


Salomón Beltrán Caballero

ENFOQUE

El siguiente escalón

| Opinión | Salomón Beltrán Caballero

¿Qué el tiempo pasa, me dices? Claro, el tiempo sigue su curso y nosotros caminamos a su lado, no podemos ir ni atrás, ni delante de él. ¿Y por qué siento que mi yo interno no envejece? Porque tu yo interno, vive como en un capullo, experimentando algo parecido a la metamorfosis que viven las mariposas.

Un viaje más, unos meses más, pero siempre sumando experiencias gratas en esta nueva aventura familiar. Nuestros adorados nietos empiezan a incomodarse debido a su creciente desarrollo físico, pero su yo interno evidencia una mayor madurez, ya no se inquietan tanto por cosas superficiales, lo que ahora les interesa, es saber un poco del pasado, para imaginar la intensidad de las vivencias de sus abuelos. Ahora sienten lo que están pisando y tocando, y a cada contacto con el suelo ancestral están recibiendo un invaluable legado histórico. _¿Te sentabas aquí cuando tenías mi edad? _pregunta Emiliano. _¿Qué tanto te inclinabas en esta vieja fuente, para mojar tus manos? ¿Jugaste con su cristalina y fría agua para empapar a tu hermano? _pregunta Sebastián.

_¿Platicabas con la gente? _cuestiona Andrea. Y todos llevaron a la práctica sus pensamientos, y en cada una de sus intrépidas acciones, ahí estaba yo, volviendo a vivir mi pasado. _¿Y cómo era mi bisabuela Isabel? _¡Hermosa! _contestamos a la vez María Elena y yo, y después fuimos enumerando todas sus maravillosas cualidades. _¿Y mi bisabuelo Virgilio, te abrazaba y te besaba como lo haces tú con nosotros? _Eran otros tiempos _les dije. _Mi abuelo estaba más preocupado porque fuéramos hombres de trabajo y los arrumacos los dejó para después, pero en mi corazón siempre supe que nos amaba con la misma intensidad con la que yo los amo a ustedes, de hecho, muchos de los abrazos y de los besos que les doy, son los que su bisabuelo Virgilio, en su momento, me hubiese querido dar. ¿Y por qué lloras abuelo? _No estoy llorando, es él, su bisabuelo, el que a través de mis ojos, les dice de esa manera, que le hubiese gustado tanto poder abrazarlos y besarlos en persona.

¿Que el tiempo pasa, me dices? Claro, el tiempo sigue su curso y nosotros caminamos a su lado, pero, no crean que por eso estoy envejeciendo, mi yo interno… mi yo interno sigue siendo un niño que se ve reflejado en cada uno de sus adorados nietos.

Correo electrónico:

enfoque_sbc@hotmail.com

Etiquetas relacionadas

, , ,

Comentarios