Tres goles goles de campo de Jake Elliott y una espectacular actuación de la defensiva en los últimos minutos permitieron a los Philadelphia Eagles vencer 15-10 a los Atlanta Falcons y de esta manera regresaron al juego de campeonato de la Conferencia Nacional después de ocho años cuando perdió 32-25 ante los Arizona Cardinals.

Atlanta pegó primero en el encuentro, capitalizó un balón suelto de la ofensiva local y lo cambió por tres puntos gracias al gol de campo de 33 yardas convertido por Matt Bryant. De inmediato Nick Foles y compañía intentaron empatar el encuentro pero la defensiva de Atlanta supo contener el vuelo de las Águilas por lo que al finalizar el primer cuarto, la ventaja en el marcador fue para Atlanta 3-0.

Ya en el segundo cuarto, la ofensiva de los Eagles logró mover las cadenas, ya estando a las puertas de la zona prometida no pudieron capitalizar tres oportunidades para anotar, incluido un balón suelto que no pasó a mayores.

Por lo que el entrenador Doug Pederson decidió jugársela en cuarta oportunidad y fue ahí cuando LeGarrette Blount acarreó el balón una yarda para el touchdown, Jake Elliott falló el punto extra por lo que el marcador favoreció a los locales 6-3.

Más tarde los equipos especiales de Atlanta provocaron el fumble en una patada de despeje, por lo que el mariscal de campo Matt Ryan regresó al terreno de juego y logró llegar a la zona roja, donde en tercera y gol encontró en las diagonales a Devonta Freeman para la anotación con la que los Falcons aumentaron la ventaja en el marcador 10-6

Philadelphia no se dio por vencido y antes de concluir el segundo cuarto con un segundo en el reloj Jake Elliott acertó un gol de campo de 53 yardas para apretar el marcador 9-10 en favor de Atlanta.

El tercer cuarto del partido fue dominado por la defensivas ya que tanto Matt Ryan y Nick Foles fueron maniatados y los únicos puntos de este periodo fueron para el cuadro local gracias a otra gran patada de Jake Elliott quien logró colocar el balón entre los dos postes luego de un viaje de 37 yardas, de esta manera le dieron la vuelta al partido 12-10.

Para el último cuarto, Philadelphia repitió la dosis y otra vez de la pierna de Jake Elliott salió un gol de campo de 21 yardas para aumentar la ventaja en el marcador 15-10. El mariscal de campo Matt Ryan volvió al terreno de juego y logró mover las cadenas hasta llegar a la yarda 9, pero la defensiva local se fajó e impidió en cuatro ocasiones que Atlanta anotara el touchdown que los llevara al juego de campeonato de la Liga Nacional.

Ya con menos de un minuto en el reloj, Nick Foles llegó al campo con la misión de consumar lo que restaba en el reloj y lo logró para que de esta manera Philadelphia se llevara el triunfo 15-10 sobre Atlanta por lo que la próxima semana recibirá a New Orleans o Minnesota en el juego por el título de la NFC.