Pareciera ya ser una tradición de enero. Por duodécima ocasión desde 2001, los Patriots de Nueva Inglaterra disputarán el partido por el campeonato de la Conferencia Americana tras vencer 35-14 a los Titans de Tennessee la noche del sábado en Foxborough.

El héroe del Super Bowl LI, James White, fue crucial en el triunfo con dos anotaciones en el segundo cuarto, con lo que Nueva Inglaterra tomó el control el partido tras un primer cuarto bastante incierto, en el que los Titans fueron mejores y se fueron arriba en el marcador con una gran atrapada del novato Corey Davis, su primer touchdown en la NFL.

El coordinador ofensivo Josh McDaniels cambió la estrategia y comenzó a mandar jugadas en serie y los frutos se cosecharon pronto. Nueva Inglaterra estuvo abajo la fabulosa cantidad de siete jugadas y menos de tres minutos, ya que James White tomó un pase pala de Brady, dobló la esquina y llegó a la zona de anotación para igualar el marcador. Menos de cuatro minutos después, White, ahora en acarreo de seis yardas, puso el 14-7.

Los Titans cometieron par de errores que los hundió aún más. El primero fue no jugársela en cuarta y dos en terreno rival. Despejaron y llegó el pecado capital: un castigo de los equipos especiales que mantuvo con vida una serie de los Pats.
Para vencer a Nueva Inglaterra, no hay que jugar el partido perfecto, pero tampoco puedes regalar. Vas a pagar, y pagar hicieron, ya que Brady recorrió todo el campo y encontró a Chris Hogan para lograr la tercera anotación.

Tennessee, con la presión, decidió jugársela antes del descanso en la misma situación que no lo hizo la serie previa, y los detuvieron, pero de milagro no les costó puntos ya que la patada de Gostkowski se fue por un costado.

La segunda mitad fue todo para los locales. Tennessee no consiguió un solo primero y diez en el tercer cuarto y Mariota fue maltratado (ocho capturas de los Pats, récord en la historia de la franquicia en playoffs y su mayor cifra este año).

La ofensiva de los Pats siguió funcionando como reloj suizo, anotando el 28-7 en acarreo de Brandon Bolden.

En el último cuarto los Pats todavía se dieron el lujo de anotar en pase de Brady a Gronk, tras una jugada Favre-esca de Brady, y Tennessee recortó con menos de dos minutos por jugar, en la segunda conexión de Mariota con Davis, para hacer ligeramente más decoroso el marcador.

Será la duodécima aparición en la final de la AFC para Brady y Belichick, y la séptima de forma consecutiva (la última vez que faltaron: Jets vs Steelers en la 2010), y por séptima jugarán en casa, donde solo han caído una vez en la antesala del Super Bowl. Pittsburgh o Jacksonville, su rival.