Corría el primer tiempo del partido que enfrentaba a Dinamarca contra Francia cuando Christian Eriksen se desplomó cerca del área rival tan pronto tocó el balón tras sufrir un paro cardiaco, tanto compañeros como rivales se apresuraron a auxiliarlo, y fueron los primeros quienes formaron una valla alrededor del jugador mientras recibía resucitación.

Estos mismos no permitieron acercamiento alguno y prohibieron que se acercaran tanto reporteros como camarógrafos, algunos de ellos saltaron a las gradas para consolar a la esposa del futbolista mientras era llevado a la ambulancia.

Eriksen, de 29 años, logró recuperarse y volver a las canchas de entrenamiento con el Inter de Milán después de perderse el resto de aquel certamen continental, el recuerdo imborrable del escalofriante día es un desfibrilador externo implantado en su pecho para prevenir cualquier eventualidad.

Al galardón también están nominados el entrenador italiano del Watford de Inglaterra Claudio Ranieri, y el jugador del Celtic de Escocia, Scott Brown, los premios de la FIFA se entregarán el próximo 17 de enero del 2022.