El peruano nacionalizado mexicano Walter Ormeño, único entrenador que dirigió a Pumas, América, Cruz Azul y Chivas, llamados los cuatro grandes del futbol mexicano, falleció este sábado a los 93 años en la Ciudad de México.

Walter Ormeño nació en Lima el 3 de diciembre de 1926 y después de un recorrido por el balompié sudamericano buscó oportunidades en México, donde llamó la atención como guardameta y más tarde de entrenador.

Entre su legado destaca por haber dejado a un lado el sentimiento de rivalidad y haber estado al frente del Cruz Azul (1966-67), Pumas (1967-68), América (1969-70) y Guadalajara (1972-73).

Comenzó su carrera de arquero en los equipos de su país natal, Mariscal Sucre y Alianza Lima, además de que después brilló en el futbol de Colombia al defender los colores de Huracán de Medellín y de los clubes argentinos Boca Juniors y Rosario Central.

El llamado Gigante de ébano, por su sorprendente altura de 1.93 metros, llegó a México al ser fichado por el América en 1959, donde en su primera temporada tuvo una gran actuación. Sin embargo, tuvo que migrar al año siguiente al futbol de Canadá, en ese entonces incipiente, debido a que supuestamente había agredido a un árbitro en un partido ante Toluca.

El arquero retornó en 1961 a México para ahora cuidar la meta del Zacatepec, donde pasó una temporada, para después firmar con Morelia y retirarse con el Atlante.