El mexicano Sergio Pérez (Racing Point) prevé penalizar posiciones en la parrilla de salida en el Gran Premio de Italia, pero serán para incluir una nueva especificación del motor Mercedes que espera que les haga ser “competitivos”.

Espero que seamos competitivos. Aún no sé qué motor voy a montar, estoy esperando a la confirmación de Mercedes. El motor de Spa está totalmente perdido, tendremos que tener una sanción por estrenar otro. Yo creo que penalizaremos aquí”, dijo.

Una mejora que llega tras acabar en sexta posición en el circuito de Spa-Francorchamps, y que Pérez espera trasladar a los siete Grandes Premios que restan, además de Monza, para que les coloque como el mejor equipo de la zona media.

“Spa es un circuito que nos va especialmente bien. Esperaba un mejor ritmo del que tuvimos el domingo. En la curva 1 tuve que evitar el caos, y al salirme de pista perdí posiciones con un McLaren y los Haas. A partir de ahí se complicó la carrera y tuvimos que ser muy agresivos con la estrategia. Al final de la carrera perdimos la posición con Albon por ello. Pero estamos mejorando. Cada vez nos acercamos más.

Espero que antes de fin de año podamos tener el cuarto mejor coche de la parrilla”, comentó.

El problema es que me hizo un ‘zig-zag’ y parecía que iba a ir a la izquierda y luego fue a la derecha. Cuando haces esos movimientos a esas velocidades… es muy difícil. Cuando me di cuenta de que tenía una rueda en el césped me moví”, comentó sobre lucha por posición con el británico Alexander Albon (Red Bull).

Una carrera que fue difícil por el fallecimiento de Anthoine Hubert, piloto de Fórmula Dos. El galo, de 22 años, fue embestido a gran velocidad por el coche del estadunidense-ecuatoriano Juan Manuel Correa, tras salirse de pista y golpear las protecciones. A pesar de esto, la F1 sí corrió el domingo, algo que para el mexicano no se valoró lo suficiente.

“A veces me parece que los aficionados y la prensa no valoran lo suficiente, ven a los pilotos muy normales a altas velocidades y fácilmente se les critica. Creo que se valoró muy poco la fuerza mental que todos mostramos el domingo después de haber perdido a un compañero en la misma pista y salir al día siguiente y hacer la carrera que todos hicimos; tan agresiva y jugándonos todo. Fue muy dura para los pilotos, no es fácil subirte el domingo y pasar por Eau Rouge durante 44 vueltas y pensar en eso. No fue fácil y vi muy pocos comentarios positivos en torno a los pilotos, no solo para mí. A veces es importante agradecer el valor que hay que tener para correr ese tipo de carreras”.